/apps/enel-x-digital-ecosystem/templates/page-content

¿Qué es una ciudad inteligente y cómo podemos definirla?

Una smart city es una ciudad inteligente que ha integrado tecnología digital en sus redes, servicios e infraestructura. Cuenta con redes inteligentes de transporte urbano, instalaciones mejoradas para el suministro de agua y la eliminación de la basura y formas más eficientes de iluminar y calentar los edificios. También goza de un órgano administrativo para que la ciudad sea más interactiva y receptiva, así como para gestionar espacios públicos más seguros, según la Comisión Europea. Una ciudad inteligente y sostenible usa, además, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para mejorar la calidad de la vida de sus habitantes, la eficiencia y la competitividad, mientras se asegura de estar satisfaciendo las necesidades de las generaciones de hoy y las del futuro. Según la Comisión Económica para Europa de Naciones Unidas (UNECE), la definición de ciudad inteligente incluye además elementos como la alta difusión de conectividad en los hogares y Wi-Fi en los espacios públicos, una infraestructura inteligente, medidores de electricidad inteligentes, información abierta y un gobierno electrónico.

 

Ciudad inteligente: características y prestaciones

Las características de una ciudad inteligente incluyen edificios, infraestructura, movilidad, hogares y energía digitalizados.

 

  • Edificios inteligentes

Los edificios inteligentes están diseñados para tener un rendimiento óptimo: son energéticamente eficientes, están totalmente electrificados y se alimentan con fuentes renovables; además, están integrados con avanzados sistemas digitalizados para la administración energética.

 

  • Infraestructura Inteligente 

Otra característica es que su infraestructura inteligente — que se hace evidente en los bancos de los parques, las marquesinas de las paradas del autobús y el alumbrado público— está integrada con tecnologías digitales, interconectada, y es modular y multifuncional.

 

  • Movilidad inteligente

Las personas que residen en las ciudades inteligentes se desplazan gracias la movilidad inteligente: coches eléctricos, autobuses y otros vehículos, tanto públicos como privados, alimentados por energía renovable distribuida a través de estaciones de recarga digitalizadas que están interconectadas y accesibles mediante una aplicación.

 

  • Energía inteligente

Permitir que los sistemas de energía inteligente alimenten nuestras ciudades es clave para pasar de los combustibles fósiles a las energías renovables. Esto significa usar redes eléctricas inteligentes para llevar energía renovable a nuestras zonas urbanas, junto con sistemas de almacenamiento de energía en baterías ejecutados por plataformas de software para maximizar la eficiencia.

 

  • Tecnología inteligente

Al estar digitalizadas, las ciudades inteligentes pueden gestionarse para la eficiencia y el ahorro de energía. Por ejemplo, los administradores de la ciudad pueden usar plataformas como City Analytics de Enel X para planificar la infraestructura y los servicios basándose en la demanda real. Esto tiene grandes beneficios para la calidad de vida urbana.

 

  • Hogares inteligentes

Los residentes de ciudades inteligentes viven en hogares inteligentes que maximizan sus recursos energéticos y minimizan su gasto de energía. Los hogares inteligentes integran dispositivos domésticos inteligentes y electrodomésticos, así como los sistemas de calefacción, refrigeración y seguridad, que pueden controlarse de forma remota mediante una sola aplicación.

 

Cómo funciona una ciudad inteligente 

Las ciudades inteligentes usan dispositivos de Internet de las cosas (IoT) como sensores conectados, luces y medidores para recolectar y analizar datos. Las ciudades usan estos datos para mejorar la infraestructura y los servicios públicos y para hacer las tareas cotidianas más fáciles y eficientes, mejorando al mismo tiempo la seguridad, el tráfico y las cuestiones ambientales. Las ciudades inteligentes emplean estrategias como el urbanismo verde para reducir la huella ecológica de la ciudad y ayudar a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

 

La importancia de las ciudades inteligentes: ventajas y beneficios 

Los beneficios de una ciudad inteligente incluyen la mejora de la calidad de vida para sus habitantes, aire más limpio, menos contaminación, ahorros en las facturas de energía y una huella de carbono reducida para la ciudad en su conjunto, haciéndola más sostenible y resiliente. Todas estas ventajas también implican que una ciudad inteligente está mejor equipada para seguir los cinco pilares del modelo de economía circular: reciclaje/reutilización, insumos sostenibles como la energía renovable, producto como servicio, plataformas de intercambio y extensión de la vida útil del producto.

 

¿Por qué son tan importantes las ciudades circulares?

 

Las ciudades circulares adoptan los principios del modelo de economía circular, que reemplaza el actual paradigma lineal de tomar-hacer-desechar por uno circular que cierra el ciclo entre la extracción de recursos, la manufactura, el consumo y los desecho. Una ciudad circular usa tecnología de ciudad inteligente y materiales reciclados para construir y gestionar su infraestructura, y usa energía renovable para electrificar sus servicios. No desperdicia valiosos recursos finitos y los reutiliza cuando sea posible. En resumen, las ciudades inteligentes que se vuelven circulares son esenciales para lograr los objetivos del Acuerdo de París para la neutralidad climática y la protección de la biodiversidad para beneficio de generaciones presentes y futuras.

Preguntas relacionadas

¿Qué son el alumbrado público y la iluminación inteligente?

PARA SABER MAS

¿Qué significa ser una ciudad digital?

PARA SABER MAS

¿Qué se entiende por sistemas de gestión de energía en los edificios públicos?

PARA SABER MAS