/apps/enel-x-digital-ecosystem/templates/page-content

Una trepidante colaboración para el futuro del transporte público

Una trepidante colaboración para el futuro del transporte público

Enel X y la empresa de software Optibus unen fuerzas para mejorar el servicio de los autobuses eléctricos en todo el mundo

Publicado el: 10 de febrero, 2022
Enel X cuenta con una sólida experiencia en el campo de la infraestructura y la carga inteligente que ha sido reforzada por la plataforma de optimización, programación y planificación de Optibus. Se trata de una alianza que arrastra a todo el transporte público a la revolución de los vehículos eléctricos (EV) y que permite el acceso tanto a la infraestructura física como al software operativo de (EV), acelerando y mejorando significativamente el despliegue de los (EV). Esto reduce notablemente la dependencia de los combustibles fósiles, lo que mejora la calidad del aire y acerca a las ciudades a los objetivos de cero emisiones netas. Para saber más sobre los beneficios de esta colaboración, hablamos con el cofundador y CEO de Optibus, Amos Haggiag, y con el responsable de eBus Global e-City, Valerio Vadacchino. 

¿Cuáles son los mayores desafíos que enfrenta el transporte público?

Amos Haggiag: Hay dos desafíos apremiantes que enfrenta la industria del transporte público hoy en día. El primero es la reducción de los usuarios, que en gran parte se debe a la pandemia y que mucha gente está trabajando desde su casa. No necesitan ir al trabajo todos los días, y cuando lo hacen, prefieren ir en vehículos privados. Esto conlleva un aumento del tráfico, aunque en la práctica haya menos personas en la calle, lo que es paradójico. El segundo desafío es la escasez mundial del perfil del conductor. Las causas son una combinación entre la pandemia y las duras condiciones de trabajo que implica este trabajo. Son muchos los conductores que han optado por dejar el transporte público y dedicarse a trabajos de entrega de paquetes o de camiones. Otros se han jubilado con antelación.

 

Otro reto más importante tiene que ver con las operaciones de autobuses eléctricos. Crear una red de autobuses eléctricos es mucho más complicado que el hecho de reemplazar autobuses diésel por unidades eléctricas. Es necesario un sistema para recargar el vehículo y asegurarte de que los cargadores están situados en los mejores lugares a lo largo del recorrido. Los costes de recarga pueden variar mucho a lo largo del día. Se presenta la cuestión de cuándo hacer la recarga. Por ejemplo, si tengo la batería llena al 60%, pero estoy cerca del cargador y el coste de la electricidad es bajo, ¿recargo ahora o continuo el viaje? Estas son decisiones muy complejas y se necesitan algoritmos y herramientas para tomar las decisiones basadas en datos que permitan decidir dónde ubicar los cargadores y cuándo es mejor cargar el vehículo. Ese es el terreno donde actúa Optibus: nuestros algoritmos ayudan a los clientes a tomar decisiones complejas, como qué porcentaje cargar y cómo combinar autobuses diésel y eléctricos en la misma ruta. Todo esto requiere datos completos y actualizados. 

¿Qué le dirías al alcalde de una ciudad que esté pensando en adquirir una flota de autobuses eléctricos?

Amos Haggiag: En primer lugar, que los eBuses son mucho mejores para el medioambiente, la sostenibilidad ya que reducen la contaminación. Limitar las emisiones de gases contaminantes en las zonas residenciales es especialmente importante para mejorar la salud de los habitantes. En segundo lugar, los autobuses eléctricos son mucho más silenciosos que los de diésel, lo que reduce la contaminación acústica y crea ciudades mucho más placenteras para vivir en ellas, visitarlas y disfrutarlas. En tercer lugar, los viajes en sí son mucho más serenos y agradables para los pasajeros cuando el autobús es eléctrico. Y, por último, los eBuses son más asequibles en términos de mantenimiento a largo plazo, en comparación con los costes que generan los autobuses diésel. Todos estos factores pueden alentar a más personas a usar el transporte público, y eso también es una gran ventaja para las ciudades, ya que mejora la calidad del aire y redirige inversiones hacia la mejora de los aparcamientos, los carriles para automóviles, y, en definitiva, para dar más espacio a las personas. Una vez que una ciudad decide usar vehículos eléctricos (EV), también debe considerar cómo hacer que estos vehículos funcionen eficientemente.

¿Cómo ves la colaboración entre Optibus y Enel X en operaciones y soluciones de e-bus?

Amos Haggiag: Optibus es una empresa de software. No producimos autobuses. Optibus desarrolla y provee las herramientas digitales para optimizar y gestionar flotas de vehículos, tiempos de recarga, conductores y más. Enel X, por otro lado, da acceso a los clientes a la infraestructura de recarga, les ofrece flotas de autobuses eléctricos y les ayuda a superar los desafíos iniciales que se presentan en la transición de diésel a eléctrico. Gracias a la alianza entre Optibus y Enel X, los clientes tienen acceso a todos los elementos necesarios para la transición hacia la operatividad totalmente eléctrica. Es una solución integral en la que puede participar toda la industria y que acelera la reducción de las emisiones de carbono. 
Valerio Vadacchino: Enel X y Optibus son muy complementarias. El proceso de electrificación de una flota de transporte público implica también un cambio en el enfoque de los operadores de transporte público que tienden a ver el cambio de flota no solo como el reemplazo de vehículos. No obstante, necesitamos cambiar también el enfoque de producto a sistema. No se trata solo de reemplazar un vehículo: se necesita una nueva infraestructura y gestionar la flota de manera optimizada. Ahora contamos con 3 000 autobuses eléctricos en todo el mundo. Por eso, Optibus encaja muy bien con nosotros, gracias a su software y sus sofisticados algoritmos. Optibus nos permite diseñar el proyecto correctamente desde el comienzo.

¿Cuál es la importancia de la inversión en el proceso de electrificación? ¿Cómo la ves en cuanto a las soluciones de transporte público de hoy?

Valerio Vadacchino: El sistema de transporte público es la columna vertebral de una ciudad. Y cuando piensas en impulsar la electrificación de la movilidad, la flota de transporte público también puede ser un marco, un referente y un incentivo para los ciudadanos. Aunque todavía haya personas algo escépticas con respecto a la movilidad eléctrica, cuando se suben a un autobús eléctrico, se convencen de que la movilidad eléctrica es la mejor opción. Es una una realidad que está funcionando. Invertir en el proceso de electrificación del transporte público tiene beneficios inmediatos para la situación ambiental de la ciudad y también para la calidad del servicio del transporte público. También puede ser un buen ejemplo de la administración pública para el ciudadano, al transitar hacia la movilidad eléctrica.
Our Commitment

Our Commitment

Estamos liderando el cambio, acelerando la transición energética.

¿Cómo puede acelerarse la transición a la electrificación del transporte público?

Valerio Vadacchino: Estamos escuchando muchas declaraciones positivas y muy ambiciosas de muchos gobiernos alrededor del mundo sobre la electrificación de sus flotas para el 2030 o 2040, a más tardar. La teoría es genial, pero no puede quedarse en papel mojado. Necesitamos acción. Las administraciones regulatorias y los gobiernos centrales y locales necesitan emitir licitaciones públicas que realmente alienten a los operadores de transporte público a reemplazar las viejas flotas por otras eléctricas.

Los autobuses eléctricos tienen más vida útil porque tienen menos componentes y el mantenimiento es más barato. Por eso, si abres un concurso público que tenga en cuenta los beneficios de los autobuses eléctricos, significa que la alta inversión económica inicial podrá ser recuperada en el medio o largo plazo. Por lo tanto, los políticos deben actuar rápido. Y, en segundo lugar, los legisladores, los encargados de formular políticas públicas y las instituciones públicas en general deben alentar las colaboraciones público-privadas, en las que las empresas privadas como Enel X, por ejemplo, puedan apoyar a los operadores de transporte público desde un principio.

Electrification

Electrificación

El proceso que impulsa la transición energética para un mundo sostenible