/apps/enel-x-digital-ecosystem/templates/page-content

Electric bus terminal with electric buses

La electrificación, motor de la descarbonización y de la transición energética

Alimentar nuestros hogares, ciudades, empresas y sistemas de transporte con electricidad generada por energías renovables

Publicado el: 29 OCTUBRE, 2021

¿Qué es la descarbonización y por qué es tan importante?

La descarbonización es la clave para luchar contra el cambio climático. Es el proceso de reducir o eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI, por sus siglas en inglés) mediante la supresión progresiva del uso de combustibles fósiles y el cambio a fuentes de energía renovables como la luz solar, el viento y la geotermia.

Transición energética: proceso y estrategia

La importancia de la transición energética radica en que es una vía para transformar el sector energético mundial de un sistema basado en combustibles fósiles como el carbón y el petróleo, que producen emisiones nocivas de dióxido de carbono (CO2), a un sistema sin emisiones de aquí al 2050, según las Naciones Unidas. La Comisión Europea aprovechó una oportunidad histórica en 2020 para liderar la lucha contra el cambio climático al establecer objetivos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en la región en al menos un 55 % para 2030, lo que la sitúa en la senda de alcanzar las emisiones netas de carbono cero en 2050. Para lograr este objetivo, los gobiernos nacionales y las empresas deben trabajar juntos en una estrategia de transición energética que pase gradualmente del uso de combustibles fósiles a las fuentes de energía renovables. Una de las herramientas puestas a disposición por la UE para lograr su estrategia de emisiones netas cero es el fondo de recuperación NextGenerationEU, diseñado para estimular la inversión en una economía eficiente en el uso de los recursos y promover la innovación en tecnologías limpias que impulsen la transición energética. 
Electrification can stop climate crisis

Electrificación

El proceso que impulsa la transición energética para un mundo sostenible

La base de la transición energética es la necesidad de reducir las emisiones de CO2 relacionadas con la energía para limitar el cambio climático y mitigar sus efectos desestabilizadores, como el clima extremo, las inundaciones, los incendios y el aumento de las temperaturas, que podrían hacer inhabitables algunas partes del planeta. La contaminación del aire también tiene un grave impacto en la salud.

Los científicos instan a los responsables políticos, las comunidades y las empresas de todo el mundo a adoptar una estrategia de transición energética si la humanidad quiere contener con éxito el calentamiento global a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales. Estas estrategias implican un proceso de sustitución gradual de los combustibles fósiles por energías renovables.

¿Por qué tarda la transición energética?

What is electrification

Entender los beneficios de la electrificación

Ampliación de la electrificación para un uso energético más inteligente, eficiente y ecológico

La transición energética lleva tiempo porque requiere una armonización entre los responsables políticos y el sector privado: la legislación, la financiación y la innovación tecnológica deben ir de la mano para hacer realidad la electrificación de la industria. Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), se necesitará un aumento sustancial de los activos de energía limpia intensivos en capital -como la eólica y la solar fotovoltaica- para poner al mundo en la senda de las emisiones netas cero en 2050.

 

En su escenario de emisiones netas cero para 2050 (NZE), la AIE estima que alrededor del 70 % de las inversiones en energía limpia de la próxima década deberán ser realizadas por promotores, consumidores y financieros privados.

Esto también significa mejorar el acceso a la financiación de bajo coste para los nuevos proyectos solares a escala de suministros apoyados por acuerdos de compra de energía a largo plazo (PPA por sus siglas en inglés). Empresas como Enel X aportan su granito de arena ofreciendo a los clientes C&I (comerciales e industriales) una serie de opciones para implementar soluciones de energía limpia.

Cómo la electrificación reduce las emisiones y frena la crisis climática

El sistema energético tiene un papel fundamental en la transición hacia una economía neta cero. Para reducir las emisiones de carbono, debe haber una enorme expansión de la electrificación con un aumento simultáneo de la descarbonización de la producción de energía. 

En otras palabras, la electrificación, o la sustitución de las tecnologías que utilizan combustibles fósiles -especialmente en sectores como el transporte, los edificios y la industria- por tecnologías que funcionan con electricidad, es una estrategia clave en la transición energética porque acelera el proceso de descarbonización, frenando así los impactos del cambio climático, especialmente cuando la electricidad se genera con fuentes renovables, como el sol y el viento. La electrificación energética es una forma de eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero del consumo energético en muchos sectores, incluido el del transporte.

 

En otras palabras, la electrificación implica aumentar el porcentaje de electricidad en términos del mix total del consumo energético final. Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la electricidad representa hoy en día alrededor del 19 % del consumo total de energía final, y esta cifra podría incrementarse en gran medida en el futuro. Para alcanzar los objetivos de descarbonización y luchar contra el cambio climático, la proporción de electricidad generada a partir de fuentes renovables debe aumentar considerablemente. Al menos el 60 % de la economía de la UE debería estar electrificada en el 2050 para conseguir reducir un 95 % las emisiones de gases de efecto invernadero respecto a los niveles de 1990, según el estudio «Vías de descarbonización» de Euroelectric.

 

El papel de la electrificación del consumo final de energía implica tres aspectos fundamentales en la lucha contra el cambio climático: la descarbonización, la eficiencia energética y la digitalización:

  • Descarbonización: en el caso de la electricidad, los combustibles fósiles utilizados para alimentar los servicios pueden sustituirse por electricidad generada por fuentes renovables, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero y, en consecuencia, la contaminación atmosférica.
Integrated Strategy for Decarbonization

Nuestro compromiso

Estamos liderando el cambio, acelerando la transición energética

  • Eficiencia: la electrificación, cuando se combina con la tecnología digital, es un proceso que permite el uso inteligente y eficiente de la energía, garantizando un ahorro significativo para los sectores (transporte, residencial, urbano e industrial) en los que las necesidades se cubren mayoritariamente con combustibles fósiles.
  • Digitalización: la electricidad permite digitalizar los usos de la energía mediante la integración de tecnologías inteligentes y fomenta el desarrollo de productos, servicios y modelos de negocio innovadores. La digitalización, asociada al suministro de energía eléctrica, puede optimizar el consumo de energía y reducir los residuos.

Electrificación y energías renovables: cómo pueden contribuir a la descarbonización y a la transición energética

Los principales beneficios de utilizar energías renovables para la electrificación son:

  • Reducción de las emisiones, merma del calentamiento global y liberación de la contaminación, lo que a su vez mejora la salud, el medioambiente y la calidad de vida de todos. La electrificación con energía limpia procedente de las renovables ofrece una oportunidad de oro para conseguir un futuro sostenible.
  • Hacer que nuestros sistemas de generación, distribución y almacenamiento de energía sean más flexibles, resilientes, eficientes, rentables y seguros. La diversificación del abastecimiento energético y la reducción de la dependencia de los combustibles importados, al tiempo que se crea desarrollo económico y puestos de trabajo en el sector de las energías renovables, suponen un importante beneficio económico.

 

La electrificación impulsada por las energías renovables es, por tanto, una oportunidad sin precedentes para fomentar una transición energética limpia. Se trata de un camino accesible hacia un sistema energético asequible, fiable y descarbonizado.