sistemas de almacenamiento de energía

Sistemas para almacenar energía tecnológicos e innovativos

Las baterías y el software garantizan el almacenamiento energético a consumidores, entes públicos, empresas y operadores

Publicado el 7 NOVIEMBRE, 2019
El físico francés Gaston Planté inventó la primera batería recargable en 1859. Este avance se produjo 60 años después del invento revolucionario de la batería eléctrica por parte de Alessandro Volta, que abrió el camino a la revolución eléctrica del siglo XIX, y trajo consigo los elogios hasta de Napoleón Bonaparte.

Nuevos caminos en el almacenamiento energético

Soluciones de almacenamiento energético

Soluciones de almacenamiento energético

Soluciones integradas para ahorrar energía e impulsar tu negocio

Medio siglo después, la investigación y la innovación dedican sus esfuerzos al almacenamiento de energía, generando soluciones cada vez más avanzadas, eficientes, sostenibles e inteligentes en este campo.

 

Con los estándares actuales, el invento de Planté superó al de Volta, ya que permitió que la misma batería acumulase además energía, lo que marcó el comienzo de una nueva era en sus funciones. Las aplicaciones prácticas varían significativamente en función de la composición y los procesos que genera, pero, en general, los dos tipos de batería están presentes en nuestra vida cotidiana. Son ellas las que alimentan energéticamente las herramientas, dispositivos y máquinas que definen la forma de vida contemporánea.

Sistemas de almacenamiento: la energía aumenta aún más

Si seguimos las huellas del camino emprendido por Volta y afianzado por Planté, las baterías de iones de litio (LIB por sus siglas en inglés) representan solo la última etapa de un viaje que está haciendo de la revolución del almacenamiento energético una realidad extensible a servicios y soluciones a gran escala que pueden aplicarse en hogares, barrios y ciudades enteras, así como en empresas, fábricas e industrias.

En la época del desarrollo de las energías renovables, del cambio climático y de la transformación digital, las baterías de iones de litio se combinan con el Sistema de Gestión de Energía (EMS por sus siglas en inglés) para crear sistemas de almacenamiento energético, la piedra angular de la estrategia del nuevo modelo de desarrollo sostenible.

La meta de construir ciudades inteligentes y empresas líderes en lo que se llama el paradigma de la industria 4.0, encuentra en el Sistema de Almacenaje un aliado fundamental para un fornido equipo de interlocutores: consumidores, empresas de servicios públicos, Organizaciones Regionales de Transmisión (RTO por sus siglas en inglés) y Operadores de Sistemas Independientes (ISO por sus siglas en inglés).

La revolución de la energía en seis pasos

Los sistemas de almacenamiento responden a muchas necesidades del sector energético; se centran en cómo almacenar energía tanto en el ámbito denominado Delante del Contador, Front of the Meter (FtM por sus siglas en inglés) – que está directamente conectado a las centrales eléctricas y la red eléctrica- y Behind the Meter (BtM por sus siglas en inglés) – que, en cambio, están colocados “detrás del contador” de las instalaciones industriales. En concreto, se ponen en funcionamiento en el ámbito de clientes e industria (C&I) y en aplicaciones residenciales para almacenamiento de energía Btm.

Control de los picos de consumo

Reducción de los picos de carga energética en una determinada instalación, gracias a la posibilidad de almacenar energía que puede ser utilizada precisamente durante los picos de consumo; esto supone un gran ahorro en la tarifa energética con relación al suministro de energía aplicado.

Arbitraje

Proceso de recargar una batería cuando los precios de la energía son más bajos (por ejemplo, durante la noche); mientras que el uso de la energía tiene lugar cuando los precios son más altos para así generar ganancias a partir de la diferencia de precio. El arbitraje se puede aplicar tanto a tarifas fijas (por ejemplo, en las tarifas de "tiempo de uso", donde los precios dependen del momento de la rescisión) como a los mercados de energía (por ejemplo, mayoristas o equilibrado).

Autoconsumo

Almacenar el excedente de energía generada localmente a partir de fuentes renovables para utilizarlo en otro momento, reduciendo así el grado de dependencia de una instalación de la red central y compensando la naturaleza intermitente de las renovables.

Resiliencia

Garantizar la continuidad del suministro en las actividades de fabricación mediante el control de las interrupciones de la red eléctrica.

Calidad de la energía

Mejorar la calidad de la energía utilizada en una instalación mediante la compensación del voltaje y La potencia reactiva, para mantener dichos parámetros dentro de los límites operativos de la red y preservar al sistema de posibles fallas.

Servicios en red

Gracias a su capacidad para modular de forma rápida y precisa la energía generada o absorbida, los sistemas de almacenamiento pueden proporcionar a la red eléctrica una amplia gama de servicios, equilibrando su suministro y reduciendo los costes de gestión.

seis pasos

El viaje de la innovación

El viaje de la innovación ha recorrido un largo camino, desde los inventos de Volta y Planté hasta la magia de alta tecnología actual, que ha dado sus frutos en soluciones de almacenamiento de energía. La batería se ha convertido en un dispositivo inteligente, que aprovecha la energía del software para manejar los flujos y los servicios mencionados anteriormente: la batería hoy en día tiene mucho que ver con el almacenamiento inteligente de energía.

El viaje continúa. En la medida en que las baterías de iones de litio y la inteligencia artificial van estrechando lazos, el objetivo de crear un nuevo modelo para el desarrollo sostenible está cada vez más cerca. Esto amplía las posibilidades para compartir consejos de conservación de energía a empresas y consumidores, los denominados C&I, y ofrecer modelos de negocio de almacenamiento de energía que sean rentables, así como soluciones para sus necesidades energéticas que impliquen resiliencia, flexibilidad, eficiencia y conveniencia.