/apps/enel-x-digital-ecosystem/templates/page-content

¿Cómo funciona una instalación fotovoltaica?

Una instalación fotovoltaica es una instalación eléctrica particular capaz de producir energía a partir de una fuente renovable e inagotable como la solar.

Existen, fundamentalmente, dos tipos de instalaciones fotovoltaicas:

  • Instalaciones conectadas a la red eléctrica local (en inglés “grid connected”) que conviven con las instalaciones eléctricas tradicionales (residenciiales/industriales), por lo tanto su utilización puede alternarse oportunamente con la red eléctrica tradicional aún en caso de disponibilidad de la fuente solar, con el fin de poder satisfacer las exigencias energéticas del cliente.
  • Instalaciones aisladas de la red (en inglés “stand alone”) proyectadas para que, además, sea necesario un sistema de baterías en grado de garantizar la “continuidad del servicio”, o sea, el suministro de energía eléctrica también durante la noche o cuando la fuente solar resulte insuficiente o no disponible.

 

Los principales componentes de un sistema fotovoltaico son:

 

Módulos fotovoltaicos:

Una instalación fotovoltaica capta la energía irradiada por el sol gracias al uso de componentes especiales llamados módulos fotovoltaicos, construidos con un material (silicio) capaz de producir electricidad cuando es expuesto a la luz solar.

 

Estructuras de soporte de los módulos:

Son las estructuras que soportan los módulos fijándolos al techo y, en el caso de techos planos, también proporcionan su orientación, optimizando su exposición inclinándolos hacia los rayos del sol.

 

Inverter

Es el dispositivo electrónico que transforma la energía producida por los módulos (llamada corriente continua) en la misma tipología que utilizan los usuarios residenciales (electrodomésticos, etc.) o los usuarios industriales (denominada corriente alterna).
Para una mayor seguridad del sistema, los inverter incorporan dispositivos de protección que hacen que se apaguen en caso de apagón eléctrico o perturbación de la red.

 

Cables eléctricos:

Los cables que llevan la energía desde la instalación hasta los usuarios.

Los componentes adicionales, cada vez más difundidos, que contribuyen a mejorar la eficiencia de la instalación, son:

 

Sistema de monitorización:

Es el sistema que permite controlar la propia instalación de forma remota. Monitoriza el progreso de la producción y del autoconsumo y verifica el estado del inverter.



Energy Storage:

Es un sistema innovador que permite mejorar la eficiencia de la propia instalación al acumular la energía producida durante el día para usarla también cuando instalación no produce. De esta forma, el autoconsumo de la energía producida se maximiza sin cambiar los propios hábitos de consumo.

¿Qué es el almacenamiento de energía en el hogar?

PARA SABER MAS

Instalación de un sistema fotovoltaico: ¿qué se debe saber?

PARA SABER MAS

¿Qué es el almacenamiento de energía en el hogar?

PARA SABER MAS