/apps/enel-x-digital-ecosystem/templates/page-content

Managing Energy Contracts Strategically

¡Oh, Dios mío, no aguanto ni un minuto más en este coche de gasolina!

Voy a alquilar un coche de gasolina. Es uno de los vehículos más vendidos en EE. UU. ¡Pero Dios mío, no aguanto más dentro de este coche!

Publicado el: 06 MAYO, 2019

El gas es algo del siglo pasado

Voy a alquilar un coche de gasolina para unos días. No me molestaré en decir cuál es, pero es uno de los diez coches más vendidos en los Estados Unidos (bueno, también se puede ver arriba). Dios mío, ¡cuento las horas para salir de este coche! Para la gente que haya conducido durante un tiempo un Tesla, un BMW i3, un Nissan LEAF, un Chevy Bolt EV o cualquier otro coche eléctrico, creo que las sensaciones que tienen cuando conducen un coche a gasolina o diésel de nuevo son muy parecidas a las mías a continuación. Aunque ya lo sabía, e incluso lo había experimentado años antes, no pude evitar el choque emocional de esta experiencia. En un principio, pensé: «Oye, será interesante experimentar este coche y quizá encuentre algunas características que me gusten». 
Electric Mobility

Mobilidad Eléctrica

Liderando la transformación global de la forma en que nos movemos

 

En lugar de eso, me acordé rápidamente de lo que se siente con la tecnología de los coches a gasolina de «1910». La primera señal (aparte de la gran rejilla en la parte delantera) fue cuando me senté en el coche y no pude encontrar el botón de «Encendido». «¿Dónde diablos está el botón de "Encendido" en esta cosa? Tantos botones y mandos y no lo encuentro por ninguna parte». Vale, no me llevó 10 minutos, pero pasaron entre 30 y 60 segundos antes de que me diera cuenta de que tenía que introducir la llave en el coche y girarla. Era una señal de que no estaba listo para lo que estaba por venir. Pero las características que realmente molestan aparecen una vez que el coche está encendido. Comienza a retumbar y gruñir de inmediato. Como dije, enseguida se siente como tecnología de 1910. Suena como un monstruo. Mirándolo desde el punto de vista más positivo que puedo, es como un suave sillón de masaje.  Aunque, sí, es más molesto que relajante. Si la puerta o la ventana está abierta, también apesta. El olor es asqueroso. El recordatorio de la contaminación procedente de estos coches te da en la cara y te hace pensar: «Caramba, ¿cómo puede la gente vivir con esto en 2019?». Ir a la gasolinera es muy desagradable, como me recordó el ir a llenar el tanque REx de nuestro i3 hace una semana (la historia, dentro de poco). Espero no tener que ir a una gasolinera antes de devolver el coche. La señora de la empresa de alquiler de coches me explicó las opciones para llenar el tanque de gasolina y aparentemente cuesta menos que lo hagan ellos. Pregunté por qué no todos eligen eso. No lo sabía, salvo que «a algunas personas les gusta llenar el tanque». Señor, ¿en el siglo XXI?

Caballos vs coche de gasolina vs coches eléctricos

La situación se vuelve más extrema. Acelerando desde parado, el coche no quiere moverse. Se siente como atascado, estropeado. Las sensaciones que tuve hace un par de años cuando conducía un Volvo después de haberme acostumbrado a un Tesla se ajustan perfectamente de nuevo a lo que he sentido esta semana: «Nuestro tractor ha comenzado a sacudirse violentamente ... y parece tener dolor de garganta. Al principio no me di cuenta, pero ahora me resulta muy preocupante. Vale, bueno, el "tractor" del que estoy hablando es en realidad un Volvo S60, pero ahora se siente como un tractor, así que así es como lo voy a llamar...». «Por supuesto, el Volvo ofrece más comodidad que montar a caballo.
Aunque... justo después de pensar esto y en medio de la elaboración del artículo que lee ahora mismo, estaba conduciendo el coche de nuevo y me di cuenta de que parece que actúa de forma inquietante, como un caballo terco y salvaje. Cuando quiero que empiece a moverse, a menudo se queda ahí sentado y retrasa la acción que se le pide, y luego de repente se mueve hacia adelante a sacudidas. Más que nunca, "caballos de fuerza" parece ser el término apropiado para lo que hay bajo el capó. Tener muchos caballos de fuerza era ciertamente genial en el siglo XX, pero es una experiencia muy pobre volver a estos caballos a base de combustibles fósiles una vez que se disfruta del suave, silencioso y poderoso placer de tener un par de fuerza instantáneo totalmente eléctrico».

El que cambia las reglas del juego

«Hablando de rodar de forma violenta por la carretera, el problema no es solo la aceleración, sino también la desaceleración... Al conducir un poco por la ciudad, me sorprendió lo rápido que llegaba el coche a las curvas, los semáforos en rojo y las rotondas. "¿Por qué el coche no se controla a sí mismo un poco mejor? ¿Por qué trata de salirse de la carretera?" Por supuesto, inmediatamente supe la respuesta: no se beneficia de la sofisticación del frenado regenerativo. El caballo salvaje no permite la conducción con un solo pedal». Así es como se siente uno después de acostumbrarse a un vehículo eléctrico con un buen frenado regenerativo y un par de fuerza instantáneo, y luego volver a un vehículo a gasolina. El coche, francamente, se siente como un caballo salvaje que no se queda quieto y quiere volar por las curvas a una velocidad peligrosa, pero tampoco se mueve más rápido cuando necesito acelerar.

La nueva normalidad ha llegado para quedarse

Esto es lo que cualquiera que no haya conducido un coche eléctrico durante un tiempo no puede entender. Hay que experimentarlo. Esta es la razón por la que un Tesla Model 3 de 28 000-37 000 $ cambia las reglas del juego.
No hay ningún coche de gasolina a menos de diez mil dólares de ese rango de precio que tenga la calidad de un Tesla Model 3 (o un Nissan LEAF o un Chevy Bolt EV, para el caso, pero un Model 3 representa un paso hacia adelante).